IT Consulting

Una bitacora hecha ensalada, como mi mente!

Archivos



El X-37B está rodeado de secretos militares, desde sus características detalladas hasta la localización de un futuro centro de control, el coste o muchas de las tecnologías que incorpora. Pero se sabe que ha sido diseñado para volar en órbita terrestre baja, entre 200 y 900 kilómetros de altura, que se han desarrollado unas nuevas placas cerámicas de protección térmica del vehículo durante la reentrada en la atmósfera y que lleva una bodega que puede alojar diferentes cargas, desde un par de satélites pequeños hasta instrumentos de ensayos y observación variados, según informa Space.com. También se conocen sus dimensiones (8,8 metros de longitud y 4,2 metros de envergadura, y cinco toneladas de peso) y su capacidad de permanecer en el espacio: hasta 270 días. Un panel solar desplegable proporcionará la electricidad a bordo.

Lo que no ha explicado la Fuerzas Aérea estadounidense es cuáles son los objetivos de este proyecto heredado de la NASA. Los analistas especulan con las ventajas de flexibilidad y agilidad que podría tener esta nave espacial automática reutilizable. Se ha hablado, por ejemplo, de la capacidad del X-37 como un vehículo de rápida respuesta, multipropósito, para misiones de observación, experimentos, etcétera. Incluso algunos consideran que puede levantar suspicacias y temores internacionales como un paso de militarización del espacio.


Un primer prototipo del minitransbordador realizó ya un ensayo de vuelo, pero sin reentrada y descenso. Ahora se pretende cumplir esas fases críticas de una misión espacial, sobre todo si el vehículo es reutilizable. Además, a diferencia de los transbordadores de la NASA, el X-37 no lleva astronautas a bordo, por lo que el aterrizaje se hará de modo automático. Existe un precedente de una nave espacial de este tipo que voló (sólo una vez) sin tripulación, aterrizaje incluido: el Buran soviético, conceptualmente muy similar a las naves de la NASA, aunque con sistemas de propulsión diferentes.

De momento, la Fuerzas Aérea ha encargado ya a Boeing Phantom Works una segunda unidad del X-37, que podría ser lanzado al espacio el año que viene.


fuente: El Pais

0 comentarios

Publicar un comentario